w  w  w  .  s  a  n  t  a  l  e  c  i  n  a  .  e  s
Previsión meteorológica
para Santalecina

Inicio

Noticias

Historia

Información

Personajes

Fiestas

Asociaciones

Peñas

Libro de visitas

Imágenes

El templo de San Salvador

Siempre dedicado a San Salvador, en 1541 su rector se llamaba Pedro Albert y en el altar mayor había un presbiterado de 15 libras de renta siendo patronos Domingo Franco y Guillerma Tamarit, con obligación de celebrar cada año 150 misas: el campanario poseía 4 campanas y el cementerio se hallaba in circuitu, alrededor de la iglesia.

Hasta 1746 la parroquia de Santalecina fue agregada de la de Estiche. En 1633 el Visitador dice que este lugar ha venido tan a menos que apenas habitan en él cuatro personas; le sirve mosé Felipe Ginestra, racionero de Alcolea; en 1698 el templo poseía 2 altares: El mayor o titular del Salvador y el de la Virgen del Rosario; cuenta con un cáliz, cruz procesional, concha bautismal, todo de plata, además de un misal y ritual.

Ya en el siglo XVIII, el templo era posesión de los sanjuanistas como anejo de Estiche, sin reserva del Santísimo ni beneficios; en 1715, seguían los altares mencionados, sin reserva del Sacramento ni posee sepulturas en el interior de la iglesia.

Los diezmos eran recogidos por los sanjuanistas, consistentes en trigo, mijo, ordio, centeno, cebada, aceite, corderos, lana y cañamo. De las cinco partes, el comendador se lleva tres y el rector, dos, además de 58 libras. El rector posee tres cahízadas de tierra y 50 olivos en la huerta.

Como dije, el año 1746 consta como parroquia independiente de Estiche, con tres altares. Las rentas del rector consisten en 10 libras jaquesas y un quintal de aceite y 25 libras de velas a cargo del comendador. El diezmo de este pueblo es el ocheno y pertenece al comendador y al rector. De ocho medidas el comendador se lleva cinco, y tres para el rector. Era párroco este año Antonio Castanera.

El año 1783 era rector Manuel Lobete y señor de la población el comendador de Belver-Chalamera quien solía tomar posesión del pueblo, del ayuntamiento, del molino, de la cárcel y los vecinos le juraban mediante el acto de homenaje o sacramento. La rectoría se valoraba en 160 libras por un quinquenio.

En 1783 el Visitador dice que la iglesia es vieja; la torre y los cimientos son de piedra, lo restante es de cal y ladrillo. La propiedad de la misma es del comendador. Su renta aunal es de 10 libras jaquesas, 25 libras de cera y 4 arrobas de aceite para la lámpara del Santísimo; dentro del templo hay siete sepulturas y tres altares: El Salvador, El Rosario y Santo Domingo. Tuvo mucha vitalidad hasta la guerra de 1936 la cofradía del Rosario, con numerosos cofrades, una especie de caja de ahorros para atención de los necesitados y salen por las calles el primer domingo de mes; asisten a los enfermos; les velan en la agonía y sus rentas consisten en unas tierras en la huerta.

Ya en el siglo XIX (año 1820), era párroco don Francisco de Sanz, con cuatro mil reales de frutos decimales y una casa en la calle Mayor, una tierra blanca con 75 olivos. la iglesia es vieja y ha sido reparada por el comendador. Tiene de dotación seis arrobas de aceite y 14 libras jaquesas que paga el Castellán de Amposta. La cofradía del Rosario tiene 10 libras de renta anual y en su sacristía hay dos cálices, copóon, cruz procesional de plata y dos campanas en la torre.

El año 1890 el Visitador advierte el estado ruinoso de la iglesia conminando su pronta restauración. Hacia los años 1875 fue restaurada a fondo, dado su lastimoso estado, incluso siendo cerrada al culto hasta su restauración. El párroco Manuel Udina (1918) escribe: La iglesia parroquial es muy mala; hay dos cementerios, dos campanas en la torre y en el tesoro parroquial, dos cálices, un copón, custodia, cruz procesional, todo de plata.

Dominio y espacio web cedidos por Construcciones Gran - Webmaster